Tratamientos de publicidad. ¿Qué debemos saber?

Sin duda alguna, una de las actividades que con más frecuencia están desarrollando las empresas es la publicitaria, incrementando la promoción de sus productos y servicios mediante campañas de marketing. No obstante, como en todo proceso que afecte al tratamiento de datos personales, es fundamental conocer los requisitos legales de aplicación, de hecho, solo hay que echar un vistazo a las resoluciones de la Agencia Española de Protección de Datos para comprobar la inobservancia de los mismos.
Cuando una empresa pretenda llevar a cabo una actividad publicitaria, el tratamiento de datos para tal fin deberá estar amparado en alguna de las bases jurídicas reguladas en el art. 6 del Reglamento General de Protección de Datos, que serán esencialmente:

  • El consentimiento del interesado. Deberá ser previo, expreso e inequívoco, pudiendo obtenerse, por ejemplo, mediante la marcación de una casilla, teniendo en cuenta que el silencio, las casillas ya marcadas o la inacción no constituyen en modo alguno consentimiento.
  • La satisfacción de intereses legítimos de la empresa. Será base jurídica válida siempre que no prevalezcan los intereses, derechos y libertades fundamentales del cliente ponderando para cada caso concreto los factores que intervengan en los criterios de valoración. 

No obstante, tal y como se indica en el propio Reglamento General de Protección de Datos, se presumirá que concurre un interés legítimo para el envío de publicidad cuando exista una relación pertinente y apropiada entre el interesado y la empresa, es decir, que sean clientes y se promocionen productos o servicios similares a los contratados.

En ambos casos, los datos deberán haberse obtenido de forma lícita, y tratarse de forma leal y transparente, proporcionando a los afectados información completa sobre el tratamiento de sus datos, con el fin de que puedan manifestarse libremente, así como de sus derechos.
Una cuestión importante y que muchas veces las empresas olvidan es la obligación de consultar, previamente, los sistemas de exclusión publicitaria, es decir, las comúnmente conocidas como “Listas Robinson” con el fin de evitar el envío de comunicaciones comerciales no deseadas, salvo que dispongan del consentimiento del interesado, en cuyo caso no será necesario realizar dicha consulta.
Asimismo, no hay que obviar que el afectado podrá, en cualquier momento, retirar su consentimiento u oponerse a dicho tratamiento manifestando su deseo de no recibir comunicaciones comerciales, para lo cual deberán habilitarse medios sencillos y gratuitos, en cuyo caso no se remitirán más comunicaciones comerciales, siendo esencial controlar las bajas.
Como última recomendación, recordar a las empresas que deberán estar en disposición, en todo momento, de acreditar y, por tanto, demostrar el cumplimiento de las obligaciones que imponen los principios en protección de datos.
Si las empresas siguen estas pautas, no solo respetarán los derechos de sus clientes, sino que reforzarán la confianza depositada en sus relaciones con terceros.

Autora: S. Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PROTECCIÓN DE DATOS CÓRDOBA - GRUPO LEGITEC moderará sus comentarios. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, en la dirección de correo electrónico cordoba@legitec.com. Lea la política de privacidad antes de proporcionarnos sus datos personales.