Teletrabajo y desconexión digital

Hace unos días, en un informe publicado por Forbes y Bloomberg, se recogía que la jornada laboral de los españoles que trabajan desde casa ha aumentado en dos horas, de media, diarias. Se trabaja más y se empieza antes.
Los datos de este informe resultan del análisis del tiempo de conexión a las VPN (la red privada virtual que conecta con la empresa), es decir, no son ninguna estimación subjetiva. Estos datos están corroborados por más de seis semanas de confinamiento (momento en el que llevó a cabo el estudio) y, por tanto, de teletrabajo.
Consultoría en protección de datos personales en Córdoba y MálagaPues bien, en diciembre de 2018 entró en vigor la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales. En ella se reconoce, por primera vez en España, el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral como un aspecto más del derecho a la intimidad en el uso de dispositivos digitales modificando, entre otras disposiciones legales, el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y el Texto Refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público. Mediante esta normativa, España se suma a otros países europeos, como Francia o Bélgica, que ya regulan desde hace años esta práctica debido a los beneficios que aporta.
En este sentido, la ley recoge en su artículo 88 la obligación de todas las empresas (tanto privadas como públicas) de establecer una política interna sobre el derecho a la desconexión digital, previa audiencia de los representantes de las personas trabajadoras, configurando el derecho a la desconexión digital como un procedimiento que ha de garantizar a las personas trabajadoras el respeto a su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar más allá del tiempo de trabajo determinado legal o convencionalmente. No obstante, la redacción de estas políticas de desconexión debe contemplar la existencia de personal que por las características de sus puestos de trabajo tienen la obligación de estar disponibles para la empresa en determinados supuestos. Es lo que se denomina la disponibilidad laboral o guardias no presenciales.
Esta obligación legal se configura para todas las empresas, independientemente de que hayan establecido la modalidad de teletrabajo o no. Pero, más allá de la obligación legal existente, hay que ser conscientes de que disponer de un protocolo de medidas para la desconexión digital aporta importantes beneficios para el trabajador y para las empresas.
Por una parte, garantiza el bienestar de los empleados, mejora la conciliación familiar, incrementa la motivación por su trabajo y reduce la tensión y el estrés, evitando síndromes como:

  • Burnout (estrés crónico del trabajador “quemado”).
  • Tecnofatiga (cansancio provocado por la continua exposición a la tecnología informática) y
  • Estrés anticipatorio que genera la espera de un mensaje o e-mail fuera de horario laboral.

Por otro lado, para la empresa aumenta la productividad y la calidad del trabajo y mejora la imagen de marca tanto interna como externa.
Cumplir con esta obligación legal de forma adecuada requiere la intervención de profesionales especializados en esta materia que aporten conocimientos y experiencia suficiente.
En Legitec diseñamos los procedimientos de desconexión digital manteniendo el equilibrio entre la obligación legal y las necesidades de la empresa, todo ello en colaboración con la representación de los trabajadores, si la hubiera.
¿Dispone ya de su política de desconexión digital? Contacte con nosotros y nos pondremos a su disposición para elaborarla.

Autor: E. Carmona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PROTECCIÓN DE DATOS CÓRDOBA - GRUPO LEGITEC moderará sus comentarios. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, en la dirección de correo electrónico cordoba@legitec.com. Lea la política de privacidad antes de proporcionarnos sus datos personales.